Call of Duty: WWII – Review: “Volver a empezar”

por

REVIEW Ya pasaron nueve años desde que Call of Duty se alejó por completo de la Segunda Guerra Mundial en World at War y decidió apostar en otros periodos temporales para la trama de sus juegos. Cansados de los golpes que recibe año a año esta saga por esa decisión, Sledgehammer decidió volver a sus raíces y mostrar nuevamente esta guerra pero desde un punto de vista distinto a lo que se estaba acostumbrado. ¿Es este el empujón que estaba necesitando Call of Duty?

Volviendo a las raices

A diferencia de los títulos pasados, donde se podía observar y participar del avance Aliado en tres frentes distintos, Call of Duty: WWII centra por completo su campaña en las misiones realizadas por un soldado estadounidense llamado Ronald “Red” Daniels. Daniels, perteneciente a la Primera Division de Infanteria, no solo es el protagonista de esta nueva entrega, sino que además funciona como una especie narrador entre misiones y algunos momentos particulares, muchas veces intercalando historias de su pasado y mostrando cómo estas situaciones le resultan similares a lo que está viviendo en el campo de batalla.

Compuesta por el ya mencionado Ronald Daniels, Robert Zussman, Drew Stiles y Frank Aiello, la Primera División de Infantería es asignada a participar en los conflictos más importantes del territorio europeo y que van desde el nefasto Desembarco en Normandía en las playas de Francia hasta la Batalla del Bosque de Hürtgen en la frontera oeste de Alemania. Estas misiones, además de mostrar lo cruel y despiadada que fue la última gran guerra, se concentra en mostrar los lazos que se pueden formar con sus hermanos en armas y como es necesario el estar juntos en todo sentido para sobrevivir.

Quince años atrás, Medal of Honor: Allied Assault (EA) sentó precedentes para muchos juegos que se basaron en la Segunda Guerra al mostrar el nivel de detalle y complejidad que podía tener un juego con su misión basada en el Desembarco de Normandía. Hoy, gracias a la comparación que quiso (o no) forzar Sledgehammer en la cabeza de todos, uno puede apreciar lo mucho que avanzó la tecnología en estos últimos años, en especial en lo que se refiere al apartado gráfico de los juegos en primera persona.

Mas que una cara bonita

Como paso en Advanced Warfare, WWII se encuentra potenciado por una versión modificada del IW Engine que se reescribió dentro de los estudios de Sledgehammer. Si bien no es del todo revolucionario, este permite generar grandes “set pieces” gracias a la calidad de sus modelos y texturas y la fluidez de sus animaciones. Esto, sumado al trabajo que se realizó para llevar las caras y distintas expresiones de actores como Brett Zimmerman (Daniels) y Josh Duhamel (Pierson) a sus respectivos modelos, ayudan a que cada cutscene se sienta más como una escena de una película bélica, y no tanto como un juego más.

Además de los ya mencionados, actores como Jonathan Tucker (Zussman), Matt Riedy (Davis), Jeffrey Pierce (Turner) y Kevin Coubal (Stiles), entre otros, aportan su voz -y obviamente su cara- para darle mayor seriedad y realismo a toda situación donde se los encuentren, en especial cuando esta resulta ser crítica para la historia. El repertorio musical tampoco se queda atrás y logra acertar con cada tema que pone a lo largo de la campaña y en momentos claves de cualquier modo de juego de su Multiplayer.

Entretenimiento asegurado

Al igual que la mayoría de los últimos Call of Duty, WWII se va a dividir en tres grandes modos de juego: Singleplayer, Multiplayer y Nazi Zombies. Si bien el Singleplayer sufre por poseer ciertos estigmas de los FPS (ir a tal lado, usar tal arma, defender una posición, etc.), se realizaron pequeños cambios para que la experiencia sea mas dinamica. A medida que Daniels pierde parte de su “vida”, la debe recuperar encontrando y utilizando medkits que se encuentran a lo largo del mapa o solicitando los mismos a Zussman, de encontrarse en la misión. Como sucede con este, el resto del escuadrón dispone de habilidades que no solo sirven para recuperar nuestro armamento, sino para marcar enemigos o abrirnos paso utilizando un ataque de área con morteros.

Además de usar sigilo en varias secciones, se agregaron pequeños eventos llamadas “Acciones Heroicas”, que se caracterizan por dar la chance de ayudar a tropas aliadas de un peligro inminente o mismo aceptar la rendición de tropas enemigas. Aunque funcione como un coleccionable más junto a los “mementos”, ayuda a que la exploración de los niveles no sea una actividad monótona, y le agrega un poco más de sentido, por así decir. Lamentablemente, hay varias partes de la historia que pierden un poco la seriedad cuando los eventos scripteados generan un loop interminable y, por ejemplo, las tropas que deberían avanzar solamente se concentran en morir una y otra vez en el mismo lugar y desaparecen para luego aparecer nuevamente e iniciar el ciclo de nuevo.

En lo que respecta al Multiplayer de esta nueva entrega, tengo la suerte de decir que me recuerda mucho más a lo que era el online del Call of Duty 1 o 2 que a los últimos títulos. Si bien ahora la gente está más acostumbrada a usar el tirarse al suelo y saltar para matar (cosa que aún no me parece bien que este esté aquí), el comportamiento y variedad de las armas es bastante satisfactorio, y más aún cuando se le agarra la mano a una en particular y se habilitan sus respectivos attachments. A su vez, cada una de las cincos divisiones también dispone de habilidades pasivas que van a surgir a medida que se utilicen en cualquiera de los modos disponibles.

Un gran cambio que presenta este modo, es la inclusión de un social hub llamado Headquarters. Ahí, cada jugador no solo puede asignarse misiones o contratos para ganar boosts de experiencia o -las nefastas- loot boxes, sino que puede probar scorestreaks y armas para acostumbrarse a su uso, acceder al modo Prestige de las armas o las divisiones y hasta entablar duelos de 1vs1 con otros jugadores. Aunque el uso de loot boxes es una práctica bastante usada actualmente en los juegos y pueden arruinar la experiencia online de muchos de estos, estas afortunadamente no otorgan ningún tipo de ventaja directa al momento de jugar y solamente otorgan nuevos aspectos para las armas y los uniformes de cada división y otros detalles estéticos para los personajes.

Como lo indica su nombre, Nazi Zombies se presenta ante los jugadores como una realidad alterna, donde el Dr. Peter Straub logró crear un ejército de muertos vivientes para cambiar el resultado de la Segunda Guerra en favor de los nazis. En vez del tradicional sistema de puntos, WWII decide usar “jolts” para utilizar las máquinas y habilidades y abrirse paso por el mapa. Al igual que juegos pasados, además de las armas tradicionales del periodo, Nazi Zombies da la chance de obtener armas especiales mediante las tradicionales cajas y quests que se encuentran en el escenario. Para desafiar a los más exigentes, este modo dispone de un modo Casual y uno Hardcore, donde el último exige mayor esfuerzo para avanzar y sobrevivir a todos los enemigos obviamente.

El código de review utilizado fue proporcionado por Activision. El juego se encuentra disponible desde el 3 de Noviembre para PlayStation 4, Xbox One y PC.