Danganronpa v3: Killing Harmony – Review: “El juicio final”

por

Cuando se anunciaba que este título iba a ser el último de la saga -o por lo menos de la “principal”- muchos dudamos. Esta duda no nace del escepticismo puro o mal intencionado, sino de cómo el director de la franquicia juega constantemente con nuestras expectativas incluso antes de empezar el juego. Danganronpa v3: Killing Harmony es la culminación de un proyecto que trascendió la PlayStation Portable y nos entregó novelas, cuatro juegos (tres principales y un spin-off) y dos series de anime. Menciono esto porque, a pesar de los intentos que toda franquicia hace de meter nuevos jugadores a mitad de camino, este título hace referencias directas a los juegos anteriores y es, indefectiblemente, un requisito para entender qué está pasando en este mundo.

Dv3: KH se presenta con el mismo formato segmentado de siempre. Sin saber el por que, nos encontramos atrapados sin salida nuevamente en una escuela, y la única forma de escapar es que uno de los 16 alumnos mate a un compañero de clase. Al suceder esto, se tanto una etapa de investigación como una de juicio. Allí, si el asesino se sale con la suya, los alumnos restantes serán castigados y él saldrá libre. Caso contrario, él será el castigado y el resto perdonado. Como es de esperarse en este mundo tan masoquista, el castigo no es nada más ni nada menos que la muerte. En esta oportunidad, uno ve que Spike Chunsoft decidió hacer el título más similar al primer juego que al segundo, y se ve muy marcado tanto en la exploración como en los personajes. Los viejos usuarios pueden notar que se respetó el formato que ya es clásico: los personajes tienen un par de días libres, Monokuma presenta un motivo para matar gente, un asesinato ocurre, investigamos, juicio y volvemos a repetir el ciclo. Todo, por supuesto, mientras el autor juega con nuestras expectativas: ¿En el primer juego hay un detective? Acá también, pero ¿será el héroe esta vez? Antes, la mente maestra estaba escondida entre el alumnado, pero esta vez parece que no… Aunque esto suene repetitivo, el juego está constantemente recordándonos que no todo es lo que parece.

Como se dijo antes, la estructura del título se mantuvo exactamente igual. Tenemos chances de conocer mejor a nuestros compañeros en nuestros ratos libres e investigar la escuela, pero lo que más cambio -sin cambiar su esencia- fueron sin duda los Juicios. Básicamente, todos los segmentos fueron mejorados o directamente cambiados. Los debates sin pausa, una mecánica básica del juicio, se modificó totalmente, y ahora los textos cambian según quien los dice. Por ej., si una maga realiza un comentario, es factible que un círculo mágico adorne sus dichos más relevantes. Otro cambio notable es que al momento de derribar una declaración con un hecho o una prueba, podemos mentir con tal de salirse con la nuestra, y hasta se puede debatir contra tres personas al mismo tiempo con la posibilidad de destruir literalmente sus gritos. Danganronpa v3 también agrega una serie de minijuegos para llegar a la verdad: El Psyche Taxi reemplazó al mini juego de “skate” y, con funcionalidades similares, nos permite hacer deducciones lógicas. Hangman’s Gambit, por otra parte, ha sido mejorado y no hay que deletrear la pista con un sistema arcaico, sino que lo hace con un modo dinámico y más cómodo, sobre todo para las personas que juegan en PlayStation Vita. Es poco interesante listar todos los modos nuevos o aquellos que han recibido un cambio, pero sepan que la etapa de juicio se siente totalmente nueva, pero familiar al mismo tiempo y eso es algo muy positivo.

Algo que es digno de mención -y que se está observando en varios juegos provenientes de Japón- es la estilización de la interfaz del usuario. Así como Persona 5 demostró que los menús no tienen que ser cosa seria, Danganronpa v3 hace lo mismo. Gracias a eso podemos ver cuadros de diálogos dinámicos, mini juegos con colores psicodélicos y una estética similar a las películas de los 80s que hacen que la presentación del título sea tan importante como el juego mismo y que pone en evidencia a -particularmente- Danganronpa 2 cuya presentación estaba a la par del juego, algo que no es tan bueno como suena. Lamentablemente, no todo es color de rosa en esta última entrega. La versión de PlayStation Vita sigue presentando los mismos problemas de siempre, e incluso me animo a decir que en ciertos momentos puede ser peor. Los juegos que necesitan precisión tienen un input lag que hace que muchas cosas sean molestas, y en particular el Argument Armament, un mini juego rítmico en el cual enfrentamos al acusado con la verdad. Si hay input lag, un juego rítmico es la peor respuesta, y eso que no estamos hablando de la caída de frames constante o la pésima calidad gráfica que está más a la par de los juegos de PSP que de PSV. Hay que decir que este juego fue revisado en PlayStation 4 y por ende esas problemáticas me fueron ajenas.

Lo que es universal, no obstante, es la localización. Aunque este aspecto fue criticado duramente, esta vez las licencias creativas son destructivas a la hora de pintar de cuerpo entero a un personaje. Gonta, para dar un ejemplo claro, es un personaje cuya habilidad es la de ser un gran antropólogo. En la versión japonesa, él es una persona que no tiene problemas de habla, ni nada especial, mientras que en la versión americana, habla como si fuera un hombre de las cavernas. Obviamente, si no se conoce el material de base, cosas como estas pasan de largo, pero lo que no pasa de largo son las referencias políticas que NISA hace constantemente. No en una, sino en dos oportunidades el título hace referencia a Donald Trump, comparándolo a Monokuma y luego al primer ministro japonés. Más allá de las afiliaciones políticas, lo que hay que entender es que uno de los dos chistes es gracioso, y el otro, por las posiciones reales de la figura en cuestión, no; aclarando que esto es uno de los tantos ejemplos disponibles, la necesidad de hacer un comentario edgy, hace que la localización sea subpar.

Así como en las remasterizaciones de Playstation Vita, Danganronpa v3 también agrega un post game. Esto, afortunadamente, nos da la chance de ver de una forma más cómoda las historias extra de los personajes, sin la necesidad de repetir nuevamente todo el juego. este post game se encuentra divido en dos partes: Primero, un juego de mesa que nos permite subir el nivel de un personaje. Tras vencer un tablero tres veces, y terminar con un personaje de nivel alto, podemos trasladarlo a un juego de rol japonés de fines de los años ochenta con el combate de Dragon Warrior Quest I/II. En este modo podemos vencer jefes, juntar oro y hasta recursos para armar equipamiento. La idea es que en el JRPG juntemos el mejor equipamiento posible y con el oro obtenido alli, comprar cartas. Estas cartas pueden darnos personajes del primer, segundo y tercer juego en diferentes niveles de rareza. Los más raros subirán más rápido de nivel y serán, por ende, más poderosos. La idea de este modo es ciclar entre el JRPG y el juego de mesa; ¿el problema? Después de unas horas, deja de ser divertido y pasa a ser tedioso… y quizás sirve de lección de por qué el género de rol ha hecho ciertos cambios y nunca nadie ha decido volver atrás por ellos.

Para ir concluyendo, Danganronpa v3: Killing Harmony es un juego que mecánicamente es brillante, que cierra la historia de una forma que va a dividir las aguas para los fans, pero que de ninguna manera no recomendaría. Es, sin embargo, un pésimo punto de entrada para los que desconocen de esta franquicia. ¿Mi recomendación para estos jugadores? Vean el primer animé o jueguen el primer juego, pasen por el segundo, vean el anime de Dangangonpa 3 (que es un nexo entre el segundo y tercer juego) y recién ahí vengan a por este título que merece una chance.

El código de review utilizado fue proporcionado por NIS America. El juego se encuentra disponible desde el 26 de Septiembre de 2017 para PlayStation 4, PlayStation Vita y PC.