Dynasty Warriors 7 Empires – Review

por

REVIEW KOEI y Omega Force nos traen lo nuevo de Dynasty Warriors continuando así con su larga trayectoria en la categoria de musou. “Dynasty Warriors 7 Empires” es la ultima entrega de la ya conocida saga Empires, que mas alla de ser un spin off del titulo original, no se queda para nada atrás. Añadiendo nuevos personajes, armas, niveles, algunas mecánicas y elementos de estrategia, el juego se presenta como uno de los más completos y complejos de la saga hasta ahora. El objetivo del jugador… el dominio de China.

Para los que no están familiarizados con la franquicia, el juego transcurre en la China ancestral divida en tres diferentes reinos: Wu, Wei y Shu. Con un solo modo de juego disponible, el titulo nos ofrece varias campañas para comenzar nuestra conquista del territorio, y cada una de estas (algunas ya presentadas en otras entregas de Empires como es “The Yellow Turbant Rebelion”) disponen de diferentes locaciones, objetivos, y enemigos.

Aunque uno puede elegir de 2 maneras de comenzar su travesía hacia la unión del territorio, muchos optan por comenzar la aventura creando un personaje de cero desde el editor, el cual nos ofrece una vasta variedad de opciones al momento de diseñar a nuestro guerrero (distintos tipos de físicos, tonos de voz, técnicas y armas). Por otro lado, para los que quieren saltar a la acción lo antes posible DW7 Empires nos ofrece todo el repertorio conocido de la saga Dynasty Warriors más algunos personajes extra. Aquí podemos elegir entre los guerreros de los tres reinos mencionados previamente y también otros sin ningún tipo de alianza a estos tres bandos. Una vez que tengamos a nuestro guerrero creado o seleccionado, vamos a poder adentrarnos en las características más importantes del título.

Tenemos la chance de elegir nuestro destino y optar por ser uno de los monarcas de los 3 reinos, un oficial bajo el mando de uno de los líderes o un guerrero errante que desea comenzar su propio imperio y dominar toda la región comenzando desde abajo. Durante las batallas también tomaremos decisiones que tendrán como resultado propuestas de puestos de poder, alianzas, y hasta podemos reclutar a otros guerreros para servir a nuestra causa.

Uno de los puntos criticables en los Dynasty Warriors siempre fue la falta de mejora sobre el apartado grafico y, lamentablemente, esta entrega no es la excepción. Aunque los personajes que podemos utilizar (creados o no) disponen de gran detalle tanto en su modelo como en los efectos de sus ataques, las tropas enemigas y el terreno son un caso aparte. Debido a que el número enemigos es tan grande, muchas veces sentimos que nos encontramos peleando contra un ejército de clones, pero con unas pocas diferencias que apenas notaremos. Los escenarios por su cuenta poseen un diseño y texturas sencillas, por lo que no se destacan mucho al momento de recorrer el mapa.

Pasando a hablar sobre la jugabilidad, DW7 Empires no sorprende mucho con su sistema de combate ni sus misiones, ya que innova poco con respecto a los anteriores. Si decidimos participar en las batallas, estas generalmente tienen como objetivo capturar o proteger puntos claves del mapa y hasta algunas veces, escoltar a ciertos personajes mientras avanzamos entre las hordas de tropas enemigas. Estos enemigos y los combos que realizamos se pueden volver monótonos para los nuevos jugadores o aquellos no acostumbrados (mas los niveles de dificultad más bajos, donde estos consisten básicamente de “presiona cuadrado para ganar”). La habilidad de cambiar entre un arma principal y una secundaria amplia nuestros combos hasta cierto punto, lo que sirve para romper temporalmente con la monotonía que puede ser el combate a veces.

Por otro lado, el aspecto estratégico es bastante completo. El juego tiene un “modo estrategia” donde el jugador puede moverse por el territorio, tomar decisiones políticas, juntar recursos y formar alianzas antes de entrar en combate con algún territorio enemigo. Todo esto nos permite elegir distintas formas para progresar en la aventura, y en dificultades más altas, se vuelven indispensables para poder avanzar, algo que los fans de la estrategia van a encontrar más que interesante. Una característica interesante es el sistema de “Fame” (Fama). Cada personaje tiene una característica de fama en particular, divididos en Brave (Valor), Orderly (Orden), Evil (Maldad), Kind (Amable), Wise (Sabio) y Affluent (Acaudalado). La principal de estas es la que define la historia en la que nuestro personaje se embarca, dandole al juego varios niveles de rejugabilidad para poder apreciar cada uno de los distintos finales.

Si bien nuestro personaje tiene solo una de las opciones de “Fame” como principal, también puede progresar en las demás a medida que tome decisiones o interactué con otros personajes. Cuando aumentan los niveles de fama, se desbloquean distintas “Stratagems”(Estratagemas), que son básicamente habilidades que podemos usar una vez por combate, como por ejemplo: Invulnerabilidad por 30 segundos, invocar un animal que nos ayude en el combate, cerrar las puertas de las bases en nuestro poder, etc. Antes de cada batalla se puede elegir la combinación de Stratagems que queremos utilizar, lo que es muchas veces decisivo en el caso de encontrarnos en los niveles de dificultad más altos. A su vez, en caso de poseer un alto nivel en determinada Fame, se nos habilitan eventos dentro del modo estratégico, donde invirtiendo determinados recursos conseguimos logros o recompensas importantes (reclutar automáticamente a un personaje, destituir a un oficial que impide nuestro avance en la escala de poder, obtener acceso a mejores armas, etc.).

 

El código de review utilizado fue proporcionado por KOEI y este se encuentra disponible desde el 26 de Febrero para PlayStation 3 (solo digitalmente).