Need for Speed Rivals – Review

por

REVIEW Luego de la buena recepción de Most Wanted en el 2012, EA Games toma algunos conceptos de Hot Pursuit y apuesta nuevamente en la dinámica de policías y corredores con Need for Speed: Rivals.

La campaña de Rivals, a diferencia de Most Wanted, nos permite elegir entre 2 roles: Policía o Corredor. Situado en el condado de Redview, el juego tiene como foco el crecimiento y la propagación de las carreras ilegales que presiona a la policía a tomar medidas contra este nuevo grupo de corredores. En el caso de elegir el camino de Policía, tomamos el rol de un oficial recién salido de la academia y que se enfrenta a la ira de la gente del condado por la falta de protección que otorga el RCPD (Redview County Police Department) contra la creciente presencia de estos nuevos corredores callejeros y su poco respeto por la ley. Por otro lado, eligiendo el lado de Corredor, nosotros tomamos el lugar de “Zephyr” quien, gracias a los videos en redes sociales y la cobertura mediática sobre sus carreras y hazañas, se convierte en el modelo a seguir de todos los corredores y la peor pesadilla del RCPD.

Aunque Frostbite es un engine mayormente conocido por sus “capacidades” en titulos como Battlefield, en Rivals se enfoca en mostrar en gran detalle de los modelos de los autos a nuestra disposición, dejando en un segundo plano lo que el sistema de daños de este engine puede verdaderamente hacer. Por ser un juego “arcade”, estos daños obviamente no son un 100% realistas, pero generalmente el estado de la carrocería y cualquier detalle (escapes de humo, pérdida de color en la pantalla, etc.) nos indican que tan mal esta el auto, lo que complementa al medidor de daño que tenemos en el HUD en la esquina inferior derecha. Las distintas secciones de Redview que visitamos se destacan por abarcar varios tipos de climas y locaciones como desiertos desolados, montañas nevadas, bosques y zonas comerciales y residenciales, y en cada una de estas vemos como las hojas, la nieve, el barro o el agua chocan contra la pantalla cuando vamos a toda velocidad, dandole unos puntos mas al diseño del juego por mantener la atmósfera en todo momento.

Esta atmósfera a veces se siente un poco forzada por el comienzo de la musica de persecucion y las sirenas que opacan cualquier cancion que se encuentra sonando en el momento, pero claramente no evita el aumento de adrenalina que nos dan esos momentos. Como es de esperarse de la saga a estas alturas, es difícil que la calidad y el realismo de los sonidos de los autos no genere ningún tipo de emocion cuando arrancamos por primera vez un coche nuevo, cuando hacemos drift exitoso o incluso el uso de turbo para superar a nuestros adversarios por unos cuantos centímetros.

A diferencia de los títulos anteriores, en Rivals es difícil distinguir entre el singleplayer y el multiplayer debido a la conexión constante que tiene con los servidores de EA y la presencia del sistema de seguimiento llamado AllDrive, que nos permite crear waypoints a cualquier auto o evento que aparezca en el mapa. En el caso de jugar en una sesión cerrada, tenemos la tranquilidad de que vamos a poder realizar las distintas Speedlists (como corredor) o Assignments (como policía) sin encontrarnos con ninguna sorpresa por parte de la inteligencia artificial. Si estamos conectados en una sesión pública, podemos ver como persecuciones pueden mezclarse con carreras de otros jugadores, lo que aumenta el riesgo para cualquiera de las dos partes, pero también puede resultar positivo dependiendo del resultado del encuentro.

Para avanzar en la historia tenemos que completar los requisitos de las ya mencionadas Speedlists y Assignments (que generalmente son eventos unicos como Time Trials, Hot Pursuits, Interceptor, etc.) y/o acciones que se pueden realizar libremente como llegar a una velocidad específica, hacer un drift por una cantidad de metros determinada, pasar por talleres de reparación, etc. Al completar este listado de objetivos, tenemos que volver a nuestro escondite o base de operaciones (según el perfil seleccionado) para subir de rango y así obtener un nuevo auto, lo cual muchas veces es crucial para ganarle a ciertos rivales.

En esta ocasion, ademas de contar con las licencias de Aston Martin, Ford, Jaguar, Lamborghini, McClaren, Bentley, Bugatti, etc., Need for Speed vuelve a tener los autos pertenecientes a la Scuderia Ferrari, lo que expande aún más el listado de máquinas a nuestra disposición dentro del juego. Ambos lados tienen la chance de customizar el equipo para correr o atrapar corredores (EMP, turbo, bloqueos de caminos, helicópteros, etc.) pero solo del lado de Corredor podemos cambiar la apariencia de nuestro auto y comprar mejoras de rendimiento. Para competir con esto, el lado de Policia posee 3 versiones distintas de cada vehiculo (Patrol, Enforcer y Undercover) y cada una con distintas estadísticas de resistencia, velocidad o aceleración.