Rayman Legends – Review [Actualización: PlayStation 4]

por

REVIEW Rayman y sus amigos vuelven a nuestras consolas luego del gran éxito que obtenido por su titulo previo, Origins. ¿Que cambios podemos encontrar en esta nueva entrega?

Aunque Rayman Legends fue uno de los títulos que acompaña al lanzamiento de la Wii U en Noviembre del año pasado, y fue promovido como un gran exclusivo para esta consola, lamentablemente fue retrasado en varias ocasiones debido a las pobres ventas de otros títulos de Ubisoft como ZombiU y Assassin’s Creed 3. Para no perder todo el desarrollo, Ubisoft decidió convertirlo en un juego multiplataforma y confirmó que el título saldría en noviembre de 2013 ademas para PlayStation 3, PlayStation Vita, Xbox 360 y PC.

La historia de Rayman Legends, al igual que muchos juegos de plataforma diseñados para toda la familia, es muy sencilla, directa e inocente. Rayman y sus amigos son despertados de su siesta de un siglo por Murfy, para encontrarse con que Bubble Dreamer y el mago (quien sobrevivió a la explosión de Origins) utilizaron a sus pesadillas para capturar a las 10 princesas y a todos los teensiess que de la tierra, y es nuestra misión rescatarlos a todos… nuevamente.

Estéticamente, el juego no tuvo grandes cambios desde Origins. Aunque la mayoría de este se encuentra diseñado en 2D y con un estilo caricaturesco, los creadores agregaron varios modelos en 3D en medio de los escenarios y se hizo énfasis en que esto no afecte de ninguna manera al rendimiento general. Obviamente, la fluidez del juego se aprecia mejor durante los momentos más frenéticos, donde podemos ver cómo se combinan las modificaciones del terreno, movimientos de los personajes y detalles que abundan en los niveles sin disminuir de ninguna manera los cuadros por segundo.

La banda sonora está compuesta en su mayoría de melodías alegres y cada una con un ritmo acorde a cada situación (persecuciones, encuentros con enemigos, etc.). Aparte de esto, el -aún inentendibles- lenguaje de los personajes le suman puntos al lado comico, presentandose con pequeños festejos o exclamaciones en varias ocasiones.

La jugabilidad es casi identica al titulo anterior (correr, golpear y saltar sobre enemigos) con algunos pequeños cambios por la inclusión de Murfy, quien nos asiste  para modificar caminos o mover elementos que están fuera de nuestro alcance en algunos niveles. A diferencia de los personajes principales, los movimientos de él son casi automáticos en PlayStation 3 y Xbox 360, pero en Wii U y Vita se utiliza la pantalla del gamepad y la pantalla táctil respectivamente para moverlo e interactuar con el escenario.

Como se mencionó antes, Rayman y sus amigos van a tener que rescatar a todos las princesas y teensies que fueron secuestrados en mas de 120 niveles, incluyendo 40 que fueron remasterizados de Origins (algo que los fanáticos van a apreciar mucho). Todo esto, acompañado a la posibilidad de destrabar distintas versiones de cada personaje, la posibilidad de jugarlo localmente con cuatro amigos y el uso de leaderboards para competir con amigos, nos demuestra que no hace falta grandes cambios para que una saga siga siendo entretenida y divertida.

Rayman Legends en PlayStation 4 se encuentra diseñado completamente en 2D como su versión de Current Gen, y por esto no notamos tantos cambios a simple vista como pasa con otros juegos que también se encuentran en ambas generaciones. Entre los cambios y adiciones podemos ver:

  • Texturas de mayor calidad
  • El uso del touchpad del DualShock 4 para mini juegos y la posibilidad de sacar screenshots dentro del juego con él.
  • Tiempos de carga reducidos
  • Compatibilidad de Remote Play a través de la PlayStation Vita.
  • Personajes extra como ‘Assassin Ray’ (en honor a Assassin’s Creed IV: Black Flag), ‘Funky Ray’ y ‘Champion Ray’.

En pocas palabras, Rayman Legends en PlayStation 4 es una gran oportunidad para aquellos que no hayan tenido la chance de jugarlo previamente en PlayStation 3 o Vita. En el caso de tener este en cualquiera de estas dos consolas, es difícil recomendar una nueva compra sin ningun cambio importante que la justifique.