Strike Suit Zero Director’s Cut – Review

por

REVIEW Lanzado durante el año pasado gracias a su exitosa campaña de Kickstarter, Strike Suit Zero es un juego que trajo nuevamente el combate espacial clásico de los 90’s a nuestras PCs. Al no disponer de competencia en las consolas Next Gen, ¿es Strike Suit Zero Director’s Cut un juego a tener en cuenta si somos fanáticos del genero?

Es el año 2299. La Tierra y las colonias espaciales humanas se encuentran en plena guerra civil, a tal punto que estas últimas tienen como plan destruir por completo el planeta. Nosotros tomamos el control de un piloto llamado Adams quien, por un giro del destino, termina siendo un factor decisivo en las batallas que van a ocurrir por pilotear una nave experimental llamada “Strike Suit”. La existencia de esta nave y la inusual IA que la resguardaba se van explicando a medida que avanzamos, y por esto nos vamos a dar cuenta que las fuerzas de la Tierra estaban experimentaban con algo más que simple tecnología.

Quizás el punto más flojo del juego es su apartado gráfico. Aunque en términos generales los efectos de las armas y los diseños de las naves son adecuados, ciertos modelos (estaciones espaciales, algunas defensas, etc.) se ven simples o con texturas sin mucha definición, algo que resalta en el caso de acercarnos demasiado a ellos. Afortunadamente, la música se acopla bien a la situaciones en la que estamos, y podemos escuchar como ciertas melodías tranquilas anteceden al frenetismo de los combates durante cada misión. Por otro lado, las voces de los distintos personajes con los que interactuamos no son de lo más convincente, pero cumplen bien su rol al momento de dictar órdenes o informar a Adams de cualquier información relevante.

El estilo de juego, como se mencionó al comienzo, es muy similar a los simuladores de combate espacial de los 90’s tanto en aspecto como controles. Cubriendo los bordes de la vista principal de nuestra nave, el HUD se ocupa de informarnos de objetivos pendientes, el estado de nuestros escudos y armas, la energía de la que disponemos para transformar nuestra nave y hasta el estado actual de nuestros enemigos. A diferencia de las demás naves disponibles, cuando el Strike Suit acumula suficiente energía tiene la posibilidad de transformarse en un robot , un modo que sacrifica rapidez y maniobrabilidad, pero temporalmente nos da la chance de hacer una gran cantidad de daño gracias al rifle y los misiles guiados que se tiene.

Generalmente las misiones no se enfocan en mucho mas que el combate, y pueden volverse repetitivas de a momentos por más que tengamos que defender una nave aliada o utilizar un tipo de nave específica en algunas ocasiones. En el caso de no querer cumplir los objetivos opcionales para desbloquear los upgrades del Strike Suit, el juego va a disponer de poca rejugabilidad, y esto también se debe a la ausencia de un modo multiplayer, algo que se destacó en juegos similares como Freelancer (2003) por ejemplo. Ademas de la historia principal, esta versión dispone del DLC llamado Heroes of the Fleet, que revive ciertos momentos de la campaña, pero cambiando el resultado final de esta.